CAPACIDAD ESPIRITUAL DEL FUEGO: EL SHEN (continuación)

30.09.2014 10:52

"Según algunos autores, la mejor traducción de Shen es "espíritu", aunque algunos prefieren "mente"; pero cómo interpretamos el concepto "mente"? No es el intelecto pensante, dominio del Bazo. Representa la conciencia, pero, de una forma u otra, también representa las capacidades espirituales de los Elementos, por ejemplo, el alma etérea del Hígado que, según se afirma, sigue al Shen en sus idas y venidas. Mantiene una conexión con la virtud, cuyo carácter gráfico en chino contiene el radical del Corazón, y su naturaleza es la radiar o brillar.

Aunque la medicina china proviene de la era prebudista, parece ser que el concepto del Shen recuerda la idea budista de la mente como conciencia pura en un estado libre, a veces llamado naturaleza de Buda. La naturaleza de Buda se halla en todos los seres y según las enseñanzas budistas la iluminación llega con el reconocimiento e identificación de esa conciencia en su estado puro en el ser. Por tanto, es divina pero está arraigada en el cuerpo físico, es un tesoro único en cada ser vivo, pero presente en todos.

La conciencia es naturaleza de Buda cuando es completamente pura y libre -"vacía" es la traducción que a menudo se emplea-. Por ello, también la mente sólo es Shen cuando se ve libre de ataduras. Proporciona un espacio de conciencia claro en el que nuestras capacidades espirituales y mentales operan para generar acción y cumplir nuestro destino individual. Tal vez por eso el nombre colectivo de las capacidades espirituales sea los "cinco Shen"; se agrupan bajo el Shen del Corazón, que los contiene a todos siendo espacioso, claro y luminoso como el cielo.

Aunque el Shen del Corazón debe permanecer ligado a la realidad, tiene que responder a las exigencias de las circunstancias físicas. Esta es la naturaleza de la "propiedad", la virtud que dimana del empleo correcto de la capacidad espiritual del Corazón. Cuando la conciencia pura, libre de ataduras, atiende a las exigencias de la existencia física, se obtienen resultados de comportamiento correctos y adecuados. De esta forma, el Shen es el vínculo existente entre el Cielo y la Tierra, como el emperador, el Hijo del Cielo, se creía que encarnaba con su gobierno en la tierra."

continuará

del libro "Teoría y práctica del shiatsu" de Carola Beresford-Cooke