CUENTOS CHINOS Y RELATOS ZEN (parte cuarta)

13.02.2015 18:21

EL ARTE DE LOS MAESTROS ZEN

tomado del Registro de

"La Transmisión de la Lámpara"

 

"El maestro Ch'an Yung-chia de Wenchou era nativo de Yung-chia. Dejó su hogar siendo muy joven, para convertirse en monje buddhista. Estudió los sutras, vinayas y sastras. Estaba especialmente bien instruido en las enseñanzas de Cesación y Contemplación de la escuela Tien Tai, y se mantenía en contemplación Ch'an incluso en medio de los cuatro comportamientos (caminar, estar de pie, sentarse y echarse).

Alentado por el maestro Ch'an Hsüanlang, decidió ir a ver al Sexto Patriarca (Hui-neng). Cuando llegó, agitó su báculo y sostuvo un jarro en la mano, caminó alrededor del Patriarca tres veces y luego se quedó quieto. El Patriarca le dijo:

"Un monje buddhista es aquel que sigue las tres mil regulaciones y realiza los detallados ochentamil deberes. ¿De dónde viene usted, señor? ¿Por qué tiene tanto orgullo?".

Yung-chia respondió: "La vida y la muerte son un asunto serio, y la muerte sigue a la vida a una velocidad terrible".

"¿Por qué no alcanza usted el no nacimiento y se libera así de la velocidad?", preguntó el Patriarca.

"El logro del no nacimiento y de la libertad básica nunca es veloz", repondió Yung-chia.

"¡Así es! ¡Así es!", exclamó el Patriarca.

Ante esto, toda la asamblea quedó impactada, y fue recién entonces que Yung-chia observó la regla de hacer reverencias al Patriarca.

Un poco más tarde, Yung-chia fue a despedirse. El Patriarca le dijo: "¿No se va muy rápido?

"Básicamente el movimiento no se mueve. ¿Cómo puede decir que me voy muy rápido?, desafió Yung-chia.

"¿Quien es el que advierte el no movimiento?", preguntó el Patriarca.

"Usted, maestro, está haciendo la discriminación", respondió Yung-chia.

"Usted ha aprehendido muy bien el significado del no nacimiento".

"Cómo, ¿puede tener un significado?"

"Si no tiene significado, ¿quién puede diferenciarlo?"

"Aunque alguien pueda diferenciarlo, aún así carece de significado".

El Patriarca exclamó: "¡Bien! ¡Bien! Por favor, quédese aquí por lo menos una noche".

Por lo tanto, la gente de esos tiempos llamó a la visita de Yung-chia: "Iluminación por Albergarse Una Noche".

continuará

 

del libro "El Arte de los Maestros Zen", Antología, de Tao Yuang