EL ELEMENTO AGUA EN LA MTC (continuación)

22.08.2014 11:48

CAPACIDAD ESPIRITUAL DEL AGUA: LA VOLUNTAD

 

El Agua, fuente de la vida, también confiere la voluntad de la supervivencia. Está escrito que "los Riñones son como los funcionarios que realizan el trabajo energético, destacando por su capacidad e inteligencia" (El Clásico del Emperador Amarillo). Esta inteligencia se activa ante las situaciones que ponen en peligro la vida y confiere la frialdad estratégica necesaria para dar los pasos apropiados para sobrevivir. Los Riñones también proporcionan un almacén para las reservas vitales del Ki y la Esencia, del cual nos aprovechamos en las situaciones en las que se necesita resistencia; nos procuran la fuerza para seguir adelante una y otra vez, como el agua.

 

Si el Agua está desequilibrada, tal vez sintamos que nuestra supervivencia está amenazada en todo momento y demos a los proyectos más ordinarios una significación apremiante. La voluntad toma el mando y no sabe cuándo parar; ésta es la enfermedad de la persona que sigue trabajando incluso estando agotada y cuya respuesta al estrés es esforzarse aún más, exigiendo aún más a las reservas vitales con el empleo de estimulantes como el café. Otra manifestación del desequilibrio del agua puede ser la falta de voluntad, que se observa en la falta de motivación y en la inactividad que acompaña a una sensación de agotamiento que vuelve difíciles las tareas más sencillas. La culpabilidad, la timidez y la autodegradación, producto de dar prioridad a la voluntad de otra persona frente a la propia, también acompañan en ocasiones a la falta de voluntad.

 

La voluntad de sobrevivir, actuar y cumplir los cometidos es la manifestación del Yang de la voluntad del Agua. Como el Yang es activo y el Yin receptivo, la voluntad Yin es la capacidad de fluir con el curso natural de los acontecimientos y cumplir nuestro destino. También aquí se necesita la "capacidad de inteligencia" de los Riñones, pero de forma distinta, ya que debemos hacer un juicio imparcial y plantearnos adónde nos lleva la vida. Con la voluntad Yin y el valor del Agua, podemos avanzar en armonía con los acontecimientos sin necesidad de nadar contra corriente. El equilibrio entre la voluntad Yang actuante y la voluntad Yin permisiva es el don de un elemento Agua saludable, y asegura el empleo máximo de la herencia ancestral del Ki y de la Esencia.

 

Del libro "Teoría y práctica del shiatsu" de Carola Beresford-Cooke

 

Próximo artículo: Movimiento de la energía del Agua: descendente