ENERGÍA IRREGULAR (continuación de la MADERA)

16.09.2014 11:45

"El Hígado establece cuándo almacenar energía y nutrientes y cuándo darles salida para que se distribuyan. Si la distribución es mala, la persona manifiesta fogonazos de motivación y actividad, seguidos de períodos de cansancio extremo. Si es un problema de estancamiento, se produce una pérdida general de vitalidad, no porque no haya energía, sino porque no se distribuye. En ambos casos, no hay una alternativa saludable entre actividad y descanso."

 

EMOCIONES DESIGUALES

"El Hígado y la Vesícula Biliar almacenan y distribuyen energía emocional y física. Los desequilibrios emocionales, los cambios de humor y los fogonazos de carácter emocional que se controlan con rapidez caracterizan a los meridianos desequilibrados. Un ejemplo clásico del flujo irregular de las emociones es el síndrome premenstrual. La rabia y el mal humor se asocian tradicionalmente con el meridiano del Hígado, pero no siempre es el caso. Se manifestará una reactividad emocional elevada, con sentimientos de intensidad inusual en esas circunstancias (por ej., por unos celos exagerados) o inadecuada (echarse a llorar por la persona amada). Cuando el Hígado no distribuye como debiera la energía emocional, los sentimientos se manifiestan con demasiada rapidez para expresarse diplomáticamente y la persona con el Hígado desequilibrado tal vez adquiera la reputación de tener poco tacto o de que hace comentarios inoportunos. A menudo, los sentimientos ingobernables se encubren o reprimen, pero es la represión de las emociones lo más dañino, puesto que podría manifestarse como síntomas físicos."

 

AGRESIVIDAD O TIMIDEZ

"El Hígado nos vuelve sensibles a los demás, porque mantiene el sentimiento de grupo del Elemento Madera. Cuando existe armonía, la energía de la Madera permite una coexistencia pacífica con los demás, y cada individuo expresa su ser dentro del grupo. Si hay una disarmonía, la forma en que percibimos a los demás se ve influida directamente por nuestra propia capacidad para autoexpresarnos.Tal vez veamos a los demás como simples obstáculos que aparecen en nuestro camino y que hay que eliminar; o quizás los veamos como figuras poderosas o amenazadoras a las que hay que aplacar; depende de lo poderosos que nos sintamos. En el priner caso, nos parece que el curso de nuestra vida es más importante que cualquier cosa y actuamos con agresividad; en el segundo caso, el curso de nuestras vidas tienen muy poca prioridad y no somos capaces de autoafirmarnos."

 

del libro "Teoría y práctica del shiatsu" de Carola Beresford-Cooke