¿HACIA DÓNDE IR? (continuación de la MADERA)

15.09.2014 19:03

"Los meridianos del Hígado y la Vesícula Biliar descienden por ambos lados del cuerpo y reflejan la capacidad de elección -¿hacia aquí o hacia allá?-. La energía del Hígado nos permite planear el curso de la vida y elegir la dirección en que queremos ir. Una vez hecha la elección, la energía del Hígado nos confiere la capacidad para trabajar duro en su consecución. Cuando el Hígado está en armonía, los planes se establecen y ejecutan con eficacia y hasta el final sin dramas o preocupaciones, ya que los planes son simplemente una forma de poner en marcha nuestra autoexpresión creativa. Cuando el Hígado padece una disarmonía, se debaten mucho los planes sin llevarlos a cabo o se trazan al detalle sin dejar espacio a la espontaneidad o a la posibilidad de pensar o planear las cosas con atelación."

COMPORTAMIENTOS EXCESIVOS Y DESINTOXICACIÓN

"Cuando al comienzo de la infancia el crecimiento de la autoexpresión creativa resulta reprimido y no se anima a elegir por uno mismo, el curso de la vida no se presenta de forma natural. Nos hallamos en un terreno que no nos es familiar y somos incapaces de encontrar la forma de expresar nuestro ser creativo. En esta situación, poner en práctica el plan de otro o cumplir sus expectativas sin ser conscientes de que hay una alternativa supone sentirse frustrado, en tensión o deprimido. Si nos hallamos en la tesitura de reprimir los sentimientos, entonces toda la fuerza emocional de la energía del Higado se distrae y halla algún tipo de distracción. Como no nos hallamos en una situación en la que se pueda manifestar la autoexpresión espontáneamente, desarrollamos una respuesta condicionada, un tipo de hábito. Es muy frecuente que las personas con desequilibrios en el Hígado muestren patrones de comportamiento excesivos. Beber demasiado está relacionado con ello, pero comer demasiado también es en ocasiones un factor compensador de los desequilibrios del Higado. El consumo de drogas recreativas es otra opción. Todos estos patrones de conducta adormecen temporalmente los dolores emocionales y la rabia, pero agotan la capacidad desintoxicadora del Hígado y debilitan su función física. 

La intoxicación inducida por el abuso excesivo del cuerpo provoca cefaleas y pesadez en la cabeza. Si el Hígado está extremadamente débil, incluso un vaso de vino causará la sensación de haber sufrido un evenenamiento."

 

del libro "Teoría y práctica del shiatsu" de Carola Beresford-Cooke