MOVIMIENTO DE LA ENERGÍA DE LA TIERRA: QUIETUD (continuación)

02.02.2015 17:55

"De la misma forma que la tierra en sí parece sólida e inmóvil, también el Elemento Tierra posee la cualidad de la quietud. Mientras que los otros cuatro Elementos tienen sus propias direcciones y movimientos característicos, la Tierra proporciona la calma del centro. Sin embargo es una quietud que permite la transición y el movimiento; la estabilidad de la tierra y el impulso de su gravedad influyen en nuestros movimientos sobre su superficie. Cuando el elemento Tierra está equilibrado nos permite estar serenos y centrados: desequilibrado, provoca estados de letargo o actividad excesiva sin propósito claro, sobretodo en el caso de la mente."

 

EMOCIÓN DE LA TIERRA: PENSAMIENTO REFLEXIVO/EMPATÍA.

"Las emociones de la Tierra se han traducido de muchas maneras, sea como preocupación, pesar, simpatía, reminiscencias y cavilaciones. El ideograma del Si, la emoción adscrita a la Tierra, contiene los radicales del corazón y el cerebro, por lo que no es completamente una emoción ni un pensamiento, sino que une a los dos. El "pensamiento reflexivo" es una traducción del carácter gráfico, pero no acoge otra dimensión potencial de su significado, la del funcionamiento del intelecto en el mundo con una motivación compasiva y sentida."

 

"Hay otra emoción que a menudo se relaciona con el Elemento Tierra y que debe mencionarse aunque no aparezca en los textos. Como la capacidad de la tierra es tanto para recibir como para dar, nos imaginamos que la emoción de la Tierra debe dirigirse tanto hacia adentro como hacia afuera. El Elemento Tierra, cuando está equilibrado en la psique humana, recibe y da en igual medida, recibe las señales emocionales y los actos comunicativos de otras personas de modo que obtiene apoyo y nutrición, y nutrientes para sí. He tomado prestado el término empatía de Iona Marsaa Teeguarden (The Joy of Feeling, pág. 91) para describir este proceso doble. Cuando la Tierra está desequilibrada, tiende a veces a dar mucho y no poder recibir, o bien con una gran necesidad y una falta de medios para dar."

continuará

 

Del libro "Teoría y práctica del shiatsu" de Carola Beresford-Cooke