NUESTRO EQUIPO DE SUPERVIVENCIA HEREDADO (continuación del elemento AGUA)

02.09.2014 12:46

"La filosofía médica oriental establece que todos nacemos con un "equipo de supervivencia" heredado, que se ubica entre los Riñones, y el cual nos proporciona Esencia y Ki original suficientes para que duren todo el curso de la vida -la arena del reloj, dicho en otras palabras-. La duración de la vida y la calidad de la existencia física dependen de la calidad del equipo y del cuidado con que conservemos su contenido.

 

La primera variable depende de factores que llamaríamos genéticos y que los chinos llaman "ancestrales". La edad y salud de nuestros padres en el momento de nuestra concepción, la salud de la madre durante el embarazo, las circunstancias del nacimiento y los seis meses que siguen mientras estamos unidos al Ki de la madre, determinan la cualidad de nuestra Esencia y del Ki original. Si las circunstancias predeterminantes son buenas, tendremos una constitución fuerte y saludable con plenitud de energía. Si no son tan buenas, tendremos una constitución más delicada y menos resistencia. Si la Esencia y el Ki original resultan dañados o agotados debido a alguno de los factores apuntados arriba, tal vez haya defectos de nacimiento o enfermedades hereditarias. 

 

La segunda variable depende por completo de nosotros mismos. La Esencia y el Ki original nunca aumentan, sólo se conservan y complementan con Ki obtenido de una alimentación y respiración correctas. Los más propensos a agotar su Esencia son las personas con una constitución poderosa, porque las personas más delicadas saben desde pequeñas que deben cuidar de sí mismas. Hay ciertos momentos en la vida en que resulta más fácil fortalecer o debilitar la constitución (ver apartado Las Puertas del Cambio). La moderación es la clave para conservar la Esencia: evitar los sobreesfuerzos, el estrés y los estimulantes, comer y hacer ejercicio con regularidad aunque con moderación, prestar atención a la respiración y mantener la paz espitirual.

 

"Las Puertas del Cambio"

Existen ciertos períodos de transición en la vida de toda persona durante los cuales se es particularmente propenso a las enfermedades, pero es también cuando la salud experimenta grandes cambios a mejor. Hay veces en que toda la constitución se fortalece o debilita y durante esos períodos hay que tener especial cuidado en protegerse de los influjos perniciosos externos y mantener un estilo de vida saludable y equilibrado. Las Puertas del Cambio son:

  •  el nacimiento y período perinatal (en el caso del bebé)
  •  la pubertad
  •  el inicio de la ctividad sexual completa (el "matrimonio" en los textos médicos chinos)
  •  el embarazo, el parto y el puerperio (en el caso de la madre)
  •  la menopausia

Estos períodos pueden mejorar la salud si se tiene el cuidado necesario de evitar las tensiones emocionales, no realizar sobreesfuerzos y no exponerse a climas extremos. Un efecto muy corriente de las Puertas del Cambio se aprecia en las mujeres que tienen problemas después del embarazo y recuperan la salud en la siguiente gestación (o viceversa)."

 

del libro "Teoría y práctica del shiatsu" de Carola Beresford-Cooke