SONIDO DEL METAL: LLANTO (continuación)

05.10.2015 18:44

"El sonido de los desequilibrios del Metal está vinculado con la emoción del dolor y la pena. Incluso cuando la pena es inconsciente o ha sido reprimida, el sonido del llanto aflora a la voz, a menudo en forma de una caída de tono al final de cada frase; si instintivamente le damos el nombre de "quejido" o "gimoteo", es porque estamos ante un desequilibrio del Metal".

 

OLOR DEL METAL: PODRIDO

"Los olores son difíciles de describir y no siempre son una herramienta diagnóstica útil; sin embargo, el olor del Metal suele discernirse y recuerda el olor de la coliflor pasada o de la vegetación podrida".

 

GUSTO DEL METAL: PICANTE

 
"Como una de las características de los desequilibrios del Metal es un sentido de alejamiento de la vida, es comprensible que el gusto preferido sea uno capaz de despertar los sentidos, como el del ajo, el queso fuerte o el sabor picante de la pimienta de Cayena o los chiles. El gusto picante tiende a dispersar el Ki, contrarrestando el movimiento hacia adentro de la energía del Metal, con su tendencia a volverse denso o lento; pero si se aprecia una falta de Ki debido al malfuncionamiento de los Pulmones, el gusto picante lo agotará aún más".
 
 

ESTACIÓN DEL METAL: EL OTOÑO

 
"El otoño es la estación del declive y la pérdida, cuando la vida en las sociedades agrícolas se aminora después de las cosechas y deja tiempo para la reflexión y la adaptación. "Los tres meses del otoño se consideran el período de tranquilidad de la conducta propia" (Nei Ching, pág. 102) Por su parte, en las sociedades urbanas, el otoño suele marcar el comienzo de año académico e inicia una temporada comercial que genera tensión a medida que el trabajo aumenta. Es posible que pudieran evitarse epidemias como la gripe y otras enfermedades pulmonares parecidas que suelen darse a finales de invierno si se rindiera tributo al otoño y dejáramos que el ritmo de la vida fuera más descansado".
 
del libro Teoría y práctica del shiatsu, de Carola Beresford-Cooke